Se evalúa el problema del niño teniendo en cuenta su entorno: la familia (con su tipo de comunicación, estilo afectivo, normas educativas, etc.), el colegio (compañeros, manejo del problema por parte de los profesores, etc.) y su situación vital (cambios de cole o casa, problemas relacionados con la separación, adopción, enfermedades de algún miembro de la familia, etc.).

  • Trastornos del control de esfínteres (hacerse pipi o mancharse)
  • Problemas escolares: bajo rendimiento académico, problemas de atención…
  • Problemas de conducta: rabietas, lloriqueos, desobediencia, oposicionismo, hiperactividad, pedir demasiada atención…
  • Ansiedad y fobias: miedo a dormir solo, a la oscuridad, a ir al cole, a
  • separarse de la madre, a situaciones o personas desconocidas…
  • Depresión: Irritabilidad, desánimo, baja autoestima…

This post is also available in: Inglés